VIDEOS y GANADORES: V Convocatoria de Becas para Jóvenes cantantes e instrumentistas

TwitterFacebook
Usted está aquí: Asociación Wagneriana de Madrid»Actualidad AWM

Actualidad AWM

 

 

 

 

V Convocatoria de BECAS

para jóvenes cantantes e instrumentistas

en colaboración con la Richard Wagner Verband International E.V.

GANADORES

Madrid, 12 de Noviembre de 2016.

El pasado 10 de Noviembre se celebró la final de la V Convocatoria de BECAS para jóvenes cantantes e instrumentistas con el premio para los dos ganadores de un curso de una semana en la próxima edición del prestigioso Festival de Bayreuth.

La concesión de estas becas para jóvenes cantantes e instrumentistas es una de las actividades que más llenan de orgullo a nuestra asociación, especialmente cuando podemos otorgar premios a jóvenes de tanto talento y a los que auguramos un brillante futuro. Un especial agradecimiento, por su desinteresada ayuda,  a nuestros patrocinadores, el Colegio Suizo de Madrid, Cóndor Procesos y Alezes Abogados y a la Escuela Superior de Canto. Gracias también, por formar parte del jurado y dotar así de prestigio a nuestro concurso a  Eva Wagner-Pasquier, Eva Märtson Presidenta emérita de la Richard-Wagner-Verband International.y al crítico musical Arturo Reverter.

El primer premio fue concedido al barítono Sebastià Peris i Marco, que acompañado por el pianista Aurelio Virivay, interpretó “O du mein holder Abendstern” de Tannhäuser de Richard Wagner, incluido el recitativo.

Sebastià Peris es un barítono Valenciano (Tabernes Blanques) de 27 años que actualmente forma parte de la plantilla de la Deutsche Oper am Rhein Düsseldorf/Duisburg y donde ha interpretado roles como el Marullo ( Rigoletto), Moralès (Carmen) y Hornkerl (Wo die wilden Kerle wohmen) entre otros.

Es poseedor de una bella voz baritonal muy homogénea y de tintes líricos. Hablando de su adecuación a roles principales, más que una voz de barítono dramático wagneriano lo vemos encaminado actualmente a roles más líricos mozartianos o belcantistas. Pero dentro del repertorio wagneriano siempre las voces menos dramáticas pueden acometer con fortuna el rol de Wolfram von Eschenbach, donde por ejemplo uno de los mejores intérpretes actuales es el especialista en lied Christian Gerhaher.

Sebastià nos ofreció una elegante interpretación, resaltando un legato de buena factura y una cuidada matización, destacando en la parte final, donde fue especialmente convincente y emocionante la frase final que culmina en pianísimo, ein sel’ger Engel dort zu werden (para convertirse allá arriba en un ángel bienaventurado!).

Aquí os dejamos el vídeo de su actuación, en una de las páginas más bellas tanto en música como en texto de todo el repertorio baritonal.

 

El segundo premio se otorgó al pianista Raúl Canosa, que interpretó el «Isoldens Liebestod», de Tristan und Isolde, de Richard Wagner con la transcripción de Franz Liszt.

Raúl Canosa es un joven pianista que con solo 19 años ya ha ganado numerosos premios tanto nacionales como internacionales. Estudia 4º de Grado Superior de piano con Nino Kereselidze y Andrey Yaroshinsky en el Centro Superior Katarina Gurska. A la par continúa sus estudios de clarinete de 4º de grado profesional con Pablo Fernández en el Conservatorio de Amaniel. Está becado por la Fundación Katarina Gurska y disfruta de la Beca de Excelencia en enseñanzas artísticas de la Comunidad de Madrid por segundo año consecutivo. Ha recibido la beca de Juventudes Musicales de Madrid para estudios en el extranjero.

Nos interpretó una maravillosa versión de Isoldens Liebestod. Personalmente soy un apasionado de este fragmento con la transcripción del genial Franz Liszt que está basada en la muerte de amor de Isolda con la que concluye la escena final de Tristán e Isolda de Wagner. Esta transcripción de 1867 es extraordinaria porque Liszt incluye todos los efectos necesarios para transmitir con el piano la emoción que emana de la versión operística. Qué importante fueron en su día cuando no había grabaciones este tipo de transcripciones para difundir más allá de los teatros operísticos la grandeza de esta música.

Me enteré después del concierto que Raúl Canosa con ocasión del concurso, una vez que fue seleccionado para la final, se había preparado en apenas 8 días esta difícil pieza para piano. Y lo sorprendente en su interpretación, más que su brillantez técnica, es la manera en la que ha entendido la obra, como si el Tristán lo llevara en las entrañas, haciendo una construcción conceptual de la misma de muchos quilates, equilibrando tempos y dinámicas, arrastrando al oyente a través de una continuada generación de tensión hasta los momentos culminantes, donde el clímax de la pieza desborda de emoción.

Es también destacable como aguardó en el inicio buscando el silencio, demostrando a su temprana edad una gran personalidad artística, generando la atmósfera ideal y consiguiendo como decía Barenboim, que el silencio inicial es parte de la obra y de donde nace el primer sonido.

Aquí os dejamos esta sorprendente, fresca y emotiva interpretación de esta obra extraordianria.


Rafael Agustí Martínez Arcos.

Vicepresidente de la Asociación Wagneriana de Madrid